En FIDAN todos tenemos voz. Envíanos tus comentarios, opiniones y sugerencias a |foro@fidan.es

About admin9932

This author has not yet filled in any details.
So far admin9932 has created 41 blog entries.

CUIDAR AL PATROCINADOR ES CUIDAR AL DEPORTE

La presencia de los patrocinadores en los medios de comunicación es esencial para que su apoyo siga llegando al deporte. Sin embargo, en algunas ocasiones, el patrocinador sufre las consecuencias del interés informativo o de una no muy bien entendida protección de intereses económicos. Finales de los 90. En un Gran Premio cualquiera del mundial de 500 cc. Mike Doohan se escapa en solitario en la tercera vuelta y su carrera ya no tiene interés alguno. Las cámaras de TV se centran en el grupo que marcha en las posiciones 8, 9 y 10, donde " se está librando la verdadera batalla...". Pilotos que se disputan 1 punto, gozan de 20 minutos de TV ininterrumpidos. El gran campeón tan solo aparece unos segundos, lo justo para verle cruzar la línea de meta. El sponsor del noveno clasificado se frota las manos. Casi ha amortizado su inversión en una sola carrera. La marca que patrocina al ganador apenas ha aparecido en nuestra tele... Cambiando de tiempos y de deporte, nos encontramos en la actualidad con muchos otros ejemplos de maltrato por parte de los medios a las marcas patrocinadoras: Compañías que pagan cantidades astronómicas por hacerse con el naming de estadios o equipos, y a los que los comunicadores ignoran sistemáticamente, refiriéndose a ellos con nombres "más simpáticos" que muchas veces son ya sólo parte del pasado. Incluso, se toman medidas de prohibición como las adoptadas por la UEFA, que impiden mencionar los nombres patrocinados de los estadios donde se disputan sus competiciones, en un intento por mantener su monopolio comercial y obviando que son esas marcas “prohibidas” quienes posibilitan en gran medida el brillo de estos campeonatos. Asistimos con estupor a esas retransmisiones y noticias en las que el presentador hace todo tipo de esfuerzos para nombrar a un equipo o deportista sin mencionar a la marca que lo patrocina. Incluso, aunque ésta dé nombre al propio equipo. Se aferran a aquel desfasado estilo en que, para que una marca comercial fuera nombrada en un medio de comunicación, antes debía "pasar por caja". ¿Quién no guarda alguna imagen de un locutor hablando de la cabalgata de los Reyes Magos patrocinada "por una cadena de grandes almacenes"? Como si en España hubiera tantas que se hiciera necesario guardar el secreto. Sin embargo, estos mismos medios aprovechan la más mínima ocasión para ponerse el traje solidario y reclamar el apoyo de las [...]

CUIDAR AL PATROCINADOR ES CUIDAR AL DEPORTE2022-05-15T09:36:22+00:00

LOS 7 PECADOS CAPITALES DEL DEPORTISTA ANTE EL PATROCINIO

La gran mayoría de los deportistas de modalidades emergentes no ofrecen la actitud necesaria para enfrentarse al cada vez más sofisticado y profesionalizado universo del patrocinio. Por supuesto, los hay también que entienden y desempeñan esta faceta de su vida deportiva con el máximo rigor. Así que, si no te sientes identificado con ninguno de los “pecados” que te detallamos a continuación, no nos queda más que felicitarte, porque estamos seguros de que vas a obtener muy buenos resultados económicos de tu trabajo.   1.- Considerar que el patrocinio privado es innecesario Las becas, ayudas públicas y subvenciones de cualquier tipo son, por definición, insuficientes. Al basarse en criterios selectivos, ni alcanzarán nunca a todos, ni a los que lleguen lo harán en la cuantía idónea. En el mejor de los casos, estas ayudas permitirán al deportista competir en el panorama internacional de forma digna, pero difícilmente alcanzarán para contemplar el deporte como una actividad profesional exclusiva. Para el deportista que pretenda vivir (dignamente) de su actividad y ahorrar pensando en un retiro sin emergencias, la figura del patrocinador privado resulta indispensable. 2.- Sobrevalorar sus logros, creyendo que el patrocinio es un derecho No, una medalla internacional no viene necesariamente acompañada de un gran patrocinio. Por supuesto, el éxito deportivo es uno de los elementos necesarios para optar a un contrato con una marca, pero no es, ni mucho menos, suficiente. Conseguir un patrocinio requiere un trabajo específico muy completo: una buena marca personal, una oferta atractiva, una adecuada selección de los patrocinadores potenciales y, por supuesto, salir a vender el producto. No es una cuestión de suerte. 3.- Argumentar que no hay dinero para patrocinio