MÁS TRABAS A LA FINANCIACIÓN DEL DEPORTE: URGE UNA NUEVA LEY DE MECENAZGO

Noticia publicada por Palco23 (Ver en la fuente original)

El Gobierno se ampara en una sentencia del Tribunal Supremo para limitar los costes de promoción que pueden deducirse las empresas por su apoyo a citas como el Plan 2020 de Apoyo al Deporte de Base o el Europeo de Waterpolo Barcelona 2018.

Mientras la industria del deporte continúa reclamando una mejora de la Ley de Mecenazgo para atraer más recursos, el Ministerio de Hacienda ha decidido dar una vuelta de tuerca a esa norma para, al contrario, hacerla menos atractiva. El Ejecutivo ha aprovechado las sentencias del Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional en 2017 para modificar el Manual de aplicación de beneficios fiscales en eventos considerados de excepcional interés público. El objetivo es limitar las deducciones de las inversiones que se hacen en patrocinio, y afecta de lleno a planes estratégicos como el Plan 2020 de Apoyo al Deporte de Base, pero también a eventos culturales.

El nuevo documento “enumera los soportes publicitarios que los colaboradores utilizan habitualmente para la difusión del acontecimiento definiéndose de forma exhaustiva el requisito de esencialidad para cada uno de ellos”, recuerdan desde Garrigues. Por poner un ejemplo práctico, si un fabricante de bebidas se deducía el importe íntegro de producir un envase con el logo del evento deportivo al que apoyaba, ahora sólo podrá acoger a esos beneficios el coste abonado por la impresión del logotipo en ese recipiente.

Fuentes del sector critican este nuevo criterio, pues dificulta en exceso el cálculo de la exención y ponen en duda que el envase no forme parte del soporte promocional. En ningún caso se cuestiona el importe de la publicidad a través de terceros, como sería un anuncio en medios de comunicación o en cualquier activo a pie de calle, que es donde se concentra el grueso de la inversión.


Mientras la industria del deporte continúa reclamando una mejora de la Ley de Mecenazgo para atraer más recursos, el Ministerio de Hacienda ha decidido dar una vuelta de tuerca a esa norma para, al contrario, hacerla menos atractiva.


La sentencia del Tribunal Supremo analizaba qué debe entenderse por “gastos de propaganda y publicidad de programas de apoyo a acontecimientos de excepcional interés público” a los efectos de calcular la deducción en el Impuesto de Sociedades en cuanto a envases y embalajes. Para sorpresa de muchas marcas y organizaciones deportivas, el fallo concluyó, en contra del criterio tradicional, que dentro del soporte publicitario hay que diferenciar la parte del mismo que cumple una función estrictamente publicitaria de aquella que tiene otras funciones distintas.

Esta decisión no ha estado exenta de polémica durante los últimos meses, pues muchos organizadores, e incluso uno de los jueces que emitió voto particular, considera que la modificación deja sin efectos prácticos la ventaja de patrocinar un acontecimiento especial de interés público, como puede ser la preparación de los atletas olímpicos para los Juegos de Tokio 2020, la Barcelona World Race o el Campeonato de Europa de Waterpolo Barcelona 2018.

Además del plan para fomentar el deporte base y la preparación olímpica, el programa Universo Mujer, los Campeonatos del Mundo FIS de Freestyle y Snowboard Sierra Nevada 2017 y el Campeonato de Europa de Waterpolo Barcelona 2018. También resalta el Barcelona Equestrian Challenge, la Madrid Horse Week, o los Juegos del Mediterráneo, que finalmente se celebrarán en Tarragona este año, un año después de lo previsto precisamente por la falta de apoyos económicos. La decisión afecta a los grandes patrocinadores del deporte español, entre los cuales figuran como Coca-Cola, El Corte Inglés, Repsol, Telefónica, Iberdrola, CaixaBank, Danone y Estrella Damm.

Las deducciones consisten, básicamente, en la aplicación de una deducción del 15% sobre los gastos de publicidad y propaganda que sirvan directamente para la promoción del respectivo acontecimiento, no pudiendo exceder la deducción del 90% de la donación al consorcio correspondiente. Según publica hoy Expansión, el importe reservado por la Agencia Tributaria para deducciones fiscales ha ido menguando durante el último lustro, pasando de 263,45 millones de euros en 2011 a 57,65 millones en 2016.

2018-04-04T10:26:11+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies